Amigos o algo másEnemigos o algo másincursores de la nocheeladil126 trocitos
PINCHA EN CADA PORTADA PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL LIBRO. Web oficial. Últimos relatos: Karma, El adefesio.

martes, 31 de diciembre de 2013

Resumiendo el año.

2013 ha sido un año de logros literarios para mí (los otros logros los enseño en escriboleeo)... 
Empecé el año ofreciéndoos la posibilidad de poner el nombre a un personaje de mis libros y yendo a la radio.
en la radio
También creé el Proyecto documentándonos para que los escritores nos ayudemos mutuamente a la hora de documentarnos. No había acabado enero cuando salió la antología de Bienvenido libro en la que aparece un relato mío.
 Ya en febrero, Judith me hizo esta fantástica entrevista y El hilo rojo del destino (una historia conjunta en la que yo, por supuesto, participé) salió a la venta. También me enteré de que mi relato, El momento de empezar, formaba parte de la antología romántica 150 rosas.
Comencé marzo con mis respuestas a vuestras preguntas, ¡gracias a todos por preguntar! y me hice una fotillo de familia con los libros en papel en los que salía (falta uno que no he conseguido).
con mis libros
Poco después otro micro mío ganó en la radio. Y asistí a la III mini feria del libro Castillos en el aire.
En abril nuevo número de la revista Palabras salió con uno de mis relatos. Atrapada en otra dimensión llegó a su reseña número 20 sin ninguna negativa ^^.
También volví a la radio...
en la radio
... y firmé en la feria del libro de Navalcarnero, donde me pelé de frío pero lo pasé genial.
en la feria del libro de navalcarnero
Mi relato fue seleccionado para participar en historias del dragón. Y participé en la antología "La llave".
Abrí mayo con otro vídeo de Mis respuestas a vuestras preguntas. Mi relato fue seleccionado en Mensajeros de Oz. Y empecé a preparar el lanzamiento de Viajera interdimensional y 150 rosas alcanzó el top 10 de fnac.
Hicimos además la presentación de Historias del dragón.
en la presentación de historias del dragón
Y me enteré de que iba a firmar... ¡en la feria del libro de Madrid! Un relato mío salió en la revista MiNatura. Y otro en Castillos en el aire.
En junio me tocó actualizar mi foto de familia (pronto lo tendré que hacer de nuevo)...
con mis libros
...fui a firmar 150 rosas en la Feria del libro de Madrid...
firmando 150 rosas en la feria del libro de Madrid
... ¡y también mis propios libros!..
firmando en la feria del libro de Madrid
... porque ¡ese mes también salió a la venta Viajera interdimensional!
portada de viajera interdimensional
Ya en julio otro relato mío fue a la radio y Atrapada en otra dimensión, Incursores de la noche y Viajera interdimensional fueron lecturas recomendadas para la animación a la lectura este verano en el colegio Villalkor. También me enteré de que mi relato estaba en Porciones del alma, pero eso acabó siendo un fiasco. 
En agosto me relajé y sólo publiqué un nuevo vídeo con mis respuestas a vuestras pregunta...
Septiembre vino fuerte. Publiqué la antología Relatos de amor, desamor y sexo.
portada de relatos de amor, desamor y sexo
También salió en Preventa Por volver a verte sonreír, una nueva antología solidaria en la que participo. Y la pre-presentamos.
presentación de Por volver a verte sonreír
E Historias perversas de demonios salió a la venta en Amazon
En octubre fue la presentación de 150 rosas ...
presentación de 150 rosas

... y salió a la venta Cuentos de ciudad esmeralda, con otro relato mío.
 En noviembre no pasó nada pero se fraguaron muchas cosas.
En diciembre me convertí en la Adicta del mes. También fue la Cómo fue la presentación de Por volver a verte sonreír.
presentación de por volver a verte sonreír
Por último, hice la oferta especial de Navidad, de la que todavía podéis aprovecharos...

Vamos, que este año, a nivel literario, ha sido totalmente satisfactorio... lleno de logros... espero que el año que viene sea incluso mejor, ya hay alguna cosilla a la vista, pero no puedo decir nada por el momento ^^.

Estos son todos los relatos que he publicado en el blog... 33, nada menos, a pesar de mi cada vez mayor falta de tiempo:

Estos son los artículos que he hecho en el blog:

Follow on Bloglovin

domingo, 22 de diciembre de 2013

El tic

Este es el ejercicio del mes en Adictos a la escritura. Debía estar basado en un personaje que tenga un hábito especial en Navidad. Otra vez me disculpo, por cierto, por no haberme pasado por todos los relatos del mes pasado. Acabé los cursos, pero no caí que estábamos a las puertas de la Navidad y apenas he parado... Espero que a partir del día 25 pueda ponerme por fin con los del mes pasado y los de éste...

El tic
—¡Lo has vuelto a hacer! —exclamó María en cuanto Paco entró por la puerta.
—¿Yo? Qué va...
—No me mientas. Tienes purpurina en la cara, maldito chalado.
—¿Ah, sí? Pues si lo he hecho, no me he dado cuenta.
—¿Cómo no te has dado cuenta? Por el amor de Dios, Paco, vas restregando la cara contra todo objeto navideño brillante con el que te cruzas. Es imposible que no te des cuenta.
—Pues no. Es un tic.
María estaba tan furiosa que le dejó con la palabra en la boca y dio un sonoro portazo cuando se encerró en el baño. Había tenido la mala suerte de conocerle y enamorarse de él a mediados de enero, de modo que hasta casi un año después, ya casados, no había sabido nada de su extraño trastorno: sentía el impulso de frotar su rostro contra todo objeto navideño que brillara, como si se pudiera impregnar de ese modo del espíritu festivo. Lo triste era que no se había percatado hasta el peor momento posible: como él había puesto los adornos en casa mientras ella estaba en el trabajo, no le vio en acción hasta que fueron a hacer las compras navideñas al centro comercial.
Por supuesto, habían visitado a todo tipo de especialistas y parecía que lo había superado, pero hacía dos días que algo (quién sabía qué) había reactivado el tic y Paco no parecía por la labor de querer luchar contra ello de nuevo. Por supuesto, cuando estaba delante no había problema, pero en cuanto ella no estaba recaía, y sólo se había enterado por las risas de sus conocidos.
María se limpió las lágrimas y salió del baño.
—Si no me quieres lo suficiente para hacer esto por mí, Paco, lo nuestro se ha terminado.
—No volverá a pasar, de verdad. No sé qué me ha pasado.
Ella asintió, poco convencida. Al día siguiente tenía hechas las maletas, pero esperaba que él cumpliera con su palabra y poder deshacerlas. Sin embargo, su esperanza se frustró. En favor de Paco se podía decir que se había esforzado por borrar las huellas del delito, pero ella lo vio de inmediato: aún había purpurina en su pelo. Sin decir palabra, cogió sus cosas y salió de la casa para no volver.

Follow on Bloglovin---------------------------------------- 
Todas las historias y personajes de este blog son ficticios. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

sábado, 21 de diciembre de 2013

Cómo fue la presentación de Por volver a verte sonreír (parte escritora)

Gracias a que salí una hora y mucho antes del máster por mi miedo a la huelga de transporte público conseguí llegar a tiempo, porque para variar siempre llegaba a la estación cuando el bus/metro se iba... por no hablar de que me perdí, a pesar de que estaba sencillísimo y ya pasé por allí en la presentación de 150 rosas. De todas formas empezó un poquito más tarde, así que me dio tiempo a recuperar el aliento y a charlar un ratillo antes de ponernos a ello ^^.
Las fotos, evidentemente, no las hice yo, aunque están hechas con mi cámara. Agradecimientos a Patricia Suntherland.
 Por suerte no me tocó empezar a mí, sino que fui de las últimas, así que estaba bastante relajadilla cuando me llegó el turno, momento en el que conté cómo se puso Jud en contacto conmigo y lo que me costó hacer un relato optimista (¿os habéis dado cuenta de mi tendencia a que alguien acabe siempre mal en mis relatos cortos?). 
Fue todo muy ameno y divertido, además de emotivo, toda una experiencia, y además Judit nos dijo que Ana Rosa ya comenzó el tratamiento. Además, aunque la sala no se llenó del todo (había otras dos presentaciones en Madrid ese día) firmamos un montón de ejemplares, charlamos, disfrutamos de unos deliciosos bombones y nos echamos unas risas.
Follow on Bloglovin

miércoles, 11 de diciembre de 2013

La maldición de la sinceridad. O cómo echarte fama de bruja por ser fiel a ti misma.

Siempre he pensado que la sinceridad es la mayor virtud que puede existir y que la mentira y la hipocresía son lo peor que puede pasarle a una sociedad. Lo que tiene una consecuencia obvia: mi discurso está caracterizado por una brutal sinceridad (brutal, sí, porque también pienso que una verdad suavizada no es en realidad del todo verdad), profusión de datos objetivos, tendencia a la argumentación y un intento por ser lo más precisa posible e ir directamente al grano. A eso hay que sumarle que no hablo si no sé de qué estoy hablando, lo que hace que tienda a quedarme calladita por no decir estupideces sin fundamento. Pero claro, si sé del tema y alguien está diciendo una estupidez, no me callo.
Por supuesto, no siempre tengo la razón ni pretendo tenerla. Soy humana, me equivoco, pero no me subo nunca a un burro del que resulta imposible bajarme. De hecho, más de una vez nadie ha tenido que decirme nada para que yo me diera cuenta de que iba mal encaminada y rectificara. Públicamente, no intentando ocultar mi equivocación, como si fuera un delito cometer un error. En cualquier caso, estamos hablando de opiniones, y la opinión es algo subjetivo y muy personal, por muy basada en datos que esté. Y cuando se trata de dar opinión sobre un libro o cualquier otro proyecto artístico, uno sólo puede basarse en sus gustos. También respetaré siempre las opiniones ajenas, por muy contrarias que sean a la mía, siempre que no entren en el círculo vicioso "Me gusta porque me gusta", "Es así porque es así" o, peor, "Es así porque lo digo yo".
Es evidente que cara al exterior mi forma de hablar puede parecer brusca, y la mayor parte de mis conocidos me tienen por una persona borde, hosca y asocial. Sobre todo asocial, porque en esta sociedad tan hipócrita se exige la verdad pero luego nos ofendemos si no nos responden con una mentira piadosa. Sin embargo, prefiero que me digan a la cara que no me sienta bien algo, o que uno de mis relatos ha salido mal, o que me pongan los pies en el suelo de inmediato a que me mientan y enterarme a la larga de que me han criticado a mis espaldas y me he dado el batacazo porque me animaron a echar a volar sin paracaídas. Así que actúo en consecuencia y como agradecimiento recibo el rechazo de las personas que me han pedido sinceridad y a las que se la he dado. No imagináis lo que cabrea eso, pero dado que la alternativa es traicionar mis principios, sigo en mis trece.
Lo peor es que se puede decir la verdad sin ser ofensivo (¿cómo? pues argumentando) pero la gente:
  1. Escucha sólo la primera afirmación, se ofusca y no escucha el resto de cosas que le tienes que decir.
  2. Está tan acostumbrada a que le mientan y le suavicen la verdad que piensa que tú haces lo mismo, que lo que piensas es mil veces peor y tiene muchas connotaciones negativas, cuando en realidad lo que piensas es ni más ni menos que lo que has dicho.
  3. Es tan insegura que, cuando le hablas de los puntos a favor y los puntos en contra, sólo ve los puntos en contra y piensa que los puntos a favor son mentiras piadosas.
  4. Es tan creída que, por más que le argumentes que está equivocada, no te hace caso y te respondes que le dices eso por rencor, envidia, intolerancia o lo que sea. Por supuesto, una vez se da el batacazo vuelve a disculparse con el rabo entre las piernas, pero el daño ya está hecho. ¿Para qué iba nadie a querer seguir teniendo trato con alguien que reacciona así cuando le dices lo que piensas?
Como podréis imaginar, en el fondo es un poco solitario, aunque también tiene sus puntos buenos.  Por ejemplo, los (pocos) amigos que tengo son amigos de verdad, que aprecian ese rasgo tan incomprendido y presuntamente asocial de mi carácter. Por no hablar de que soy una de las primeras personas en las que bastantes escritores piensan cuando necesitan un lector sincero de sus textos. Además, si alguien pone palabras en mi boca que no son ciertas, se lo puedo rebatir inmediatamente. Y más si tenemos en cuenta que casi toda mi comunicación es por escrito (y ese es el motivo, amigos, por el que que, si no podemos vernos cara a cara, prefiero el mail o el sms al teléfono).
Con esta entrada no busco sólo el desahogo (que también, no imagináis la de burradas que me han dicho ciertas personas sólo por expresar respetuosa pero "bruscamente" mi opinión) sino evitar malentendidos con los nuevos seguidores e incluso con escritores que quieren elegirme como lectora beta por mi fama de ser sincera pero luego se ponen en plan tonto porque lo soy.
Digo siempre las cosas como las pienso. Ni las suavizo ni, como me acusan algunos, las exagero. Si digo que una historia me parece entretenida pero que le falta algo, es que me ha parecido que es entretenida pero que le falta algo. Si digo que me ha gustado pero enumero muchos puntos a mejorar, es que me ha gustado pero podría haberme gustado más si hubiera una mejora en esos puntos. Si digo que algo me parece cursi es que me parece cursi. 
Si digo a alguien que sus "argumentos" ni son argumentos ni se sostienen, es que se basa en sentimientos y en razonamientos con fallos graves. Si digo que no se ha documentado bien, es porque yo me he documentado y he encontrado suficientes datos fácilmente accesibles que me llevan a pensar que no se ha molestado lo suficiente. Mientras que si digo que la documentación me rechina es que no me he documentado sobre el tema, pero que he percibido incongruencias. Y si digo que algo no hay por dónde cogerlo y le reto a que me argumente lo contrario, más le vale encontrar un buen e irrefutable argumento o me estará dando la razón.
En realidad, tratar conmigo es tremendamente simple. Los que me conocen, tanto personal como virtualmente, lo saben. Os diré siempre la verdad, os daré la razón si me equivoco (pero tenéis que demostrar que me equivoco), nunca diré nada sin añadir los porqués y una vez que se aprende a ceñirse literalmente a mis palabras y a no intentar buscarles dobles sentidos soy transparente. Tenedlo en cuenta.
-------------------------------------------------
Follow on Bloglovin

lunes, 9 de diciembre de 2013

Adicta del mes

El regreso de Adictos a la escritura tuvo como novedad el Adicto del mes, en que se vota el relato que más gustó de entre los del proyecto. Este mes mi relato, Un hombre en un mundo de mujeres, ha ganado junto al de Atenea. ¡Muchas gracias!

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Ya está en mis manos Por volver a verte sonreír

con por volver a verte sonreír
... firmado por los que presentaron en Valencia, con su marcapáginas y la pulserita (la llevo puesta en la foto). Por cierto, la presentación en Madrid, como avisé es el 20 de diciembre.
Follow on Bloglovin

lunes, 2 de diciembre de 2013

El 20 de diciembre...

... estaré presentando en el espacio Ronda Por volver a verte sonreír junto a Blue Jeans, Noelia Amarillo, Aileen Diolch,  Mar Vaquerizo, Javier Romero, Liliana Galvany, Sarah Degel, Jud Baltimore y Cristina Caviedes. Llegaré un poquito tarde, eso sí, porque es mi intención asistir a la mitad de la clase de máster de ese día y preveo que, como siempre, el transporte público irá de culo.
Espero que vengáis todos los que podáis, ¡es por una buena causa y además seguro que lo pasamos genial! Aquí tenéis el cartel:
--------------------------------------------------------------------------------- 
Follow on Bloglovin